Leyendo
Bitácora-guía de mi Intercambio en la Universidad de Aalen, Alemania

Bitácora-guía de mi Intercambio en la Universidad de Aalen, Alemania

En esta presente guía voy a detallar algunos consejos, sugerencias y cosas a tener en cuenta para todas las personas que desean realizar un intercambio, particularmente en esta universidad. Todo esto en base a mi experiencia llevada a cabo durante el primer semestre de 2022. Demás está decir que seguramente haya cosas que se me pasen de largo, sin embargo, voy a tratar de explayarme sobre lo principal e íntimamente necesario.

La estrategia en la elección

Primero que nada, hay algo que es esencial; planear una estrategia acerca de las posibles universidades de destino teniendo en cuenta la probabilidad de quedar en cada una, porque no hay que olvidarse de que los cupos son limitados y la demanda en algunas universidades es muy alta, por ende, hay menos posibilidades de quedar. Sobre esto yo tuve en cuenta 3 factores.

El primer factor y el más importante a mi juicio, es tener en cuenta los requisitos de cada universidad y el filtro que representa en cuanto a los “competidores” que este requisito representa.
Me gusta una universidad, ¿esta universidad requiere algún idioma? si la respuesta es afirmativa, ahí ya hay un gran filtro que recorta automáticamente a todo el alumnado que no cumple con este requisito.
De esto podemos deducir que las universidades de habla hispana siempre tienden a recibir más postulaciones que las de habla extranjera.

En segunda instancia, es importante tener en cuenta que, si la universidad es en un país que requiere visa, realizar el intercambio va a conllevar un largo proceso de visado (probablemente costoso y engorroso en Buenos Aires). Por lo tanto, si uno cuenta con ciudadanía europea, por ejemplo; siempre se está un paso por delante que el resto.

Tercero e íntimamente relacionado con el primero, es la cuestión de las carreras. Hay universidades que son exclusivas para determinadas facultades y/o carreras, esto sigue limitando la cantidad de personas que están en condiciones de aplicar al intercambio.

La convocatoria y el proceso

La universidad no solo que es muy clara en lo establecido en las guías de las convocatorias, sino que también está muy abierta en la comunicación; yo siempre recibí respuestas rápidas y concisas. Por esa razón, es indispensable leer bien la información que brinda la Universidad y preguntar si hay algo que no quede claro.

En cuanto al proceso, y a pesar de que no sé cuál es el peso real de cada factor, puedo decir que la entrevista es muy importante, así como también si has realizado intercambios virtuales, federales, modo tándem, y otras actividades propuestas por la Secretaría de Relaciones Internacionales. Tengo entendido también que el plan de transferencia tiene bastante peso. Y sobre el promedio y lo académico, sé que tiene peso, pero no es algo determinante.

Ya elegí la universidad, ¿y ahora?

Llegó el momento de elegir las materias. Algo que, a priori, parece sencillo, pero no lo es tanto.
En mi caso, encontrar materias iguales a las de mi plan de estudio fue imposible, estudio derecho y la Universidad de Aalen es de orientación técnica. Pero ese no fue el único obstáculo, sino que también navegar en la pagina web de la universidad (en alemán) fue complicado. Hay veces que las materias que a uno le gustan son de máster o no son susceptibles de ser cursadas por intercambistas por alguna u otra razón. O también puede suceder que lleguemos allá y no nos gusten o no sea lo que pensábamos; algo así me sucedió a mí, pero después no hubo problema en cambiar esas materias.

Quedé seleccionado, ¿cómo sigo ahora?

Primero yo te diría que festejes, realmente el beneficio obtenido no es poca cosa, y trasciende lo económico. Segundo: mentalizate.
Un semestre en el extranjero es algo que jamás se va a olvidar y que poca gente puede acceder; si llegaste hasta acá probablemente seas uno de los pocos afortunados que van a poder vivir esta experiencia, tanto desde el punto de vista económico como académico.

Algo que quiero resaltar es el hecho de que usualmente uno no se va solo, siempre hay otros estudiantes de la Universidad que también quedaron en la convocatoria y se van con nosotros. Acá es donde nosotros tenemos la primera gran oportunidad de conocer gente que te va a acompañar en esta aventura. Esto no solo es importante por el hecho de estar acompañado durante este proceso, sino que también lo es porque probablemente sea gente que deba llevar a cabo el mismo proceso que nosotros. Y donde nosotros tenemos un problema, quizás otro también lo tenga; y siempre dos cabezas funcionan mejor que una. En mi caso pregunté quiénes se iban al mismo lugar que yo y en base a eso creamos un grupo de WhatsApp y después hicimos un asado. Recuerdo que también se creó un grupo de estudiantes que iban de intercambio a Alemania para resolver dudas.

Toca sentarse con la computadora a hacer muchos trámites, y con muchos me refiero a muchísimos. Así como también estresantes y algunos engorrosos.
Si necesitás visado yo te diría que empieces por acá. Sobre esto no voy a profundizar porque yo no necesité.

Hay que ver dónde y cuándo empiezan las clases, dónde te vas a quedar (residencia universitaria o departamento privado), en qué te vas a ir, qué documentos te pide la universidad, qué seguro de salud vas a usar.

En mi caso, la Universidad de Aalen era muy práctica y sencilla en cuanto a las residencias universitarias. Ellos me proporcionaron una lista con las residencias disponibles y el proceso para realizar la reserva, cosa que hice de forma exitosa, y ni bien llegué a Alemania, tenía un lugar para dormir.
Yo siempre voy a recomendar quedarse en una de estas residencias: acá es donde se nutre la experiencia, conociendo a gente, asistiendo a fiestas y diversos eventos sociales, etc. Tiene sus pros y contras, como pros, lo mencionado arriba y el precio. Como contras puedo mencionar el hecho de compartir baño y cocina con gente que quizás no compartan cultura, valores, rutina, etc. Cada uno lo ponderará en virtud de sus intereses.

El tema transporte. Es conveniente diseñar el viaje lo más cómodo e intuitivo posible. Uno llega a un pais que no conoce y debe dirigirse a un lugar cargando con mucho equipaje.

En cuanto a los documentos requeridos por la universidad de destino, hay que tratar de mandarlos a la brevedad y, ante la duda, consultar. Usualmente las universidades tienen gente dispuesta a solucionar dudas de intercambistas.
Uno de las cosas que usualmente te van a pedir es el seguro de salud. Hay que tratar de ver muchas opciones y a modo de sugerencia, yo contraté el más barato.

Finalmente, yo te recomendaría que si vas a un destino con un idioma muy complicado (ejem! alemán…) hagas un curso intensivo antes de viajar. Esto te va a ayudar, por lo menos durante las primeras semanas.

¡Llegué!

Primero que nada y antes de todo: disfrutá. Esta es una experiencia única en la vida.
Probablemente las primeras semanas te sientas solo, perdido, a veces triste. Es momentáneo y normal, a casi todos nos pasa, no te asustes, conocé a gente, charlá con tu familia, amigos, pareja; te va a hacer bien.

Familiarizate con la ciudad; andá al supermercado, fijate qué cosas necesitas. Tratá de matar varios pájaros de un tiro: comprá la almohada, el tachito de basura de la habitación, el vasito para dejar el cepillo de dientes, la botellita de agua para tomar a la noche, etc.; abrí la cabeza en ese sentido, no solo comida, pensá más allá de eso y tratá de hacerlo de una vez.

Después de acomodarte en tu nuevo hogar, fijate qué cosas tenés que hacer en relación a la ciudad y la universidad: inscribirte en la municipalidad, pedir los papeles para el abono del colectivo, abrir una cuenta de banco y cambiar plata, etc.

Una cosa que hice al principio de mi estancia fue investigar cuales eran las ciudades turísticas cercanas para visitarlas y después divisar los aeropuertos cercanos para viajar a otros lugares.

Por otro lado, tratá de participar de todos los eventos que proponga la Universidad de destino: caminatas, juntadas, talleres de conversación, concursos; eventos en general. En estas instancias es donde conocés a mucha gente y de esta forma vas a tener más acceso a otros eventos sociales, como fiestas privadas u organizadas por la misma gente del ambiente. Es preciso remarcar que, en general, es común encontrar gente que está en la misma situación que nosotros, hay que aprovechar esto.

“16 nuevos embajadores honorarios para Ostwürttemberg” galardón que recibí por completar algunas actividades locales, promovido por la Universidad y la Municipalidad. (Estoy tercero de derecha a izquierda, con remera negra).

De la mano con lo social, en mi universidad de destino me asignaron un “buddy”, Vincent. Un buddy es un alumno acompañante que te recibe, te guía, te ayuda con cualquier inconveniente que puede haber. Yo fui afortunado y me tocó alguien muy buena onda y predispuesto a ayudarme. Esta persona me invitó un fin de semana a su casa en Frankfurt: una gran capital europea, donde me presentó a sus amigos y a su familia, me mostró su ciudad natal y salimos a bailar. Algunos amigos no corrieron la misma suerte y les tocó alguien más antipático.

Yo me considero un afortunado con la cantidad y la calidad de gente que conocí en este viaje, tanto mendocinos y compañeros de la UNCuyo, como extranjeros de muchos lugares del mundo.

Errores que cometí

Nunca nada es perfecto, la expectativa con este tipo de apuestas siempre es muy alta y no siempre es satisfecha. En mi caso fue un win-win, pero sí hubo algunas cuestiones que quiero mencionar para que no les suceda lo mismo. Me parece que lo más importante en este aspecto es mencionar los errores.

De algo que me arrepiento (y en parte, posteriormente explicaré por qué) es de no haber empezado antes a trabajar.
Dependerá de la visión (o misión) de cada uno si es, o no, necesario trabajar. En mi caso lo era.
Sucedió que estuve dos meses y poco más buscando trabajo, enviando currículums. Lo cual no tuve éxito. Yo sabía que en McDonald’s necesitaban gente desde el día uno, pero yo no quería trabajar ahí en un principio, hasta que no me quedó otra. Por eso yo sugiero tratar de ser efectivo en esto, si hay trabajo en determinado lugar, pues ahí hay que ir. Algún amigo diría “más vale pájaro en mano que mil volando”. Anteriormente decía que me arrepentía en parte porque ese tiempo que no le destiné al trabajo se lo dediqué a otras cosas, como viajes o reuniones sociales.

Luego de una ardua jornada de trabajo.

Tuve también inconvenientes con el seguro de responsabilidad civil exigido por la residencia, el cual derivó en un conflicto con la gente de la Universidad de destino y la residencia. Por suerte no pasó a mayores y en el peor de los casos hubiera tenido que pagar 50€ demás, cosa que tampoco sucedió.

Como mencioné en uno de los apartados relativos a la residencia, tuve como “problema” que me tocó convivir y compartir cocina con gente que tenía una cultura totalmente diferente a la mía. Haciéndome, prácticamente, mudar mi cocina a pisos de amigos a lo largo del edificio.

Aciertos

Como se puede notar en todo el relato, tengo la dicha de poder decir que le acerté a muchas cosas, antes y durante la experiencia.

Todo lo referido a transporte lo saqué barato y de forma eficaz, digamos sin tener problemas.
En cuanto a la residencia, inicialmente yo había escogido una distinta a la que me tocó, pero esto no fue perjudicial, sino por el contrario. La residencia en la cual viví era la más movida socialmente y, usualmente el núcleo de muchas actividades de la Universidad y de mis compañeros y amigos.

Como un gran acierto podría mencionar el destino desde el punto de vista geográfico. Estuve rodeado de aeropuertos y de ciudades gigantes: a 3h de Frankfurt, 1:30h de Stuttgart, 2:10h de Múnich. Relacionado a esto, pude conocer una infinidad de lugares a lo largo de Europa y de Alemania.

Sin embargo, el mayor acierto de todos, o la mayor suerte si se quieres, fue la compañía, ya sea en cuanto a los mendocinos que viajaron conmigo (que fueron 3), como la gente que conocí. Sin dejar de lado que viajé con un amigo que también es mi compañero de facultad, vinieron conmigo dos personas oriundas del departamento de San Martín que no los conocía de antes. Estas tres personas hicieron de mi estancia en el extranjero mucho más amena, permanecerán toda la vida en mi corazón.

Luciano, yo, Mariano y Agostina: el team mendocino en Aalen.
“Viaja más rápido el que viaja solo. Viaja más lejos el que va acompañado”.

Sobran las conclusiones

Desde que tengo uso de memoria que un gran deseo mío es realizar un intercambio, y puedo decir que superó mis expectativas. Es algo que le recomendaría a cualquier persona que tenga las posibilidades de hacerlo.

Por último, quiero agregar que estoy abierto a cualquir consulta así como tambien tengo disponibilidad para dar cualquier tipo de charla.

“Viajar te deja sin palabras y después te convierte en un narrador de historias”
Ibn Battuta

¿Cual es tu reacción?
Lo odio
0
Me encanta
2
Me enoja
0
Me tenté
0
Meh
0
Ver comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de email no va a ser publicada.

© 2024 Todos los derechos reservados.

Desarrollado por Kira Designs.

Volver arriba